No SESSION
Enfermedad hepática alcohólica | Al cuidado de la vida

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Enfermedad hepática alcohólica

14 de Marzo de 2017

Enfermedad hepática alcohólica

Este trastorno es originado por el consumo excesivo y prolongado en el tiempo de alcohol. Constituye la etapa inicial de lo que puede derivar en una cicatrización y posterior cirrosis.

No es necesario que usted se embriague para que corra riesgo de sufrir esta enfermedad, sino que su probabilidad estará dada por la cantidad de alcohol que ingiera y durante cuánto tiempo lo haga. Puede afectar a hombres y mujeres, siendo algo más frecuente en estas últimas.

Síntomas

Los síntomas pueden tardar en aparecer, o hacerlo muy gradualmente, dependiendo del funcionamiento del hígado. Los síntomas iniciales más comunes son:

  • Fatiga y falta de energía.
  • Pérdida de apetito y disminución del peso corporal.
  • Náuseas y dolor de estómago
  • Aparición de vasos sanguíneos en forma de araña en la piel

Si el funcionamiento del hígado continúa deteriorándose, pueden aparecer:

  • Edemas en piernas y abdomen
  • Enrojecimiento de pies y manos
  • Color amarillo en la piel, membranas y ojos (ictericia)
  • Impotencia en los hombres, encogimiento de los testículos e hinchazón en los pechos.
  • Confusión y dificultad para pensar
  • Propensión a formar hematomas y sangrado anormal.
  • Heces color arcilla o pálido

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar esta enfermedad, su médico realizará un examen físico en busca de un hígado o bazo agrandados, exceso de tejido mamario,  inflamación abdominal y demás indicios de una posible enfermedad hepática alcohólica.

Es posible que solicite también diversos exámenes, como un análisis de sangre completo, biopsia de hígado, pruebas de función hepática y estudios de coagulación.

Una vez confirmado el diagnóstico, el primer paso para su recuperación será modificar hábitos de vida que resultan nocivos para su salud. No sólo deberá reducir la ingesta de alcohol, sino también será necesario que lleve una dieta saludable y baja en sodio.

Su doctor puede sugerir la aplicación de vacunas para enfermedades como la gripe, la hepatitis A, hepatitis B y neumonía neumocócica.

El tratamiento indicado por el profesional de la salud puede incluir diuréticos (para eliminar el exceso de líquido acumulado), vitamina K (para prevenir el sangrado excesivo), medicación para ayudarlo con la confusión mental y antibióticos para posibles infecciones.

Muchas personas se ven beneficiadas participando en grupos de ayuda para salir del alcoholismo y enfermedad hepática. El apoyo familiar y del entorno es de gran importancia  para lograr cambios.

Beber en exceso por períodos muy prolongados puede acortar su expectativa de vida. Su riesgo de complicaciones como sangrado, cambios cerebrales y daño hepático grave, se incrementarán considerablemente. Una vez que el daño es grave, su hígado no podrá recuperarse. La cicatrización del hígado es causa de la cirrosis.

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000281.htm

Artículos relacionados