No SESSION
Calcio y Vitamina D: nutrientes indispensables para la salud ósea

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Calcio y Vitamina D: nutrientes indispensables para la salud ósea

22 de Septiembre de 2015

Calcio y Vitamina D: nutrientes indispensables para la salud ósea

Los tejidos vivos que conforman los huesos se desgastan y reemplazan permanentemente a lo largo de toda nuestra vida. Para llevar a cabo esta incesante función, el cuerpo necesita uno de los minerales más abundantes en el cuerpo humano: el calcio. Y para absorber correctamente el calcio, es esencial la vitamina D, conocida también como vitamina del sol.

 

En el desarrollo normal del organismo, el ser humano logra alcanzar su mayor masa ósea aproximadamente a la edad de 30 años. A partir de entonces, comienza a perderse paulatinamente el tejido óseo, pudiendo producirse osteopenia (menor masa ósea) y más tarde osteoporosis (debilidad en los huesos, que se vuelven más propensos a fracturas).Una dieta rica en calcio y vitamina D puede evitar este tipo de trastornos.

 

El calcio, mineral almacenado principalmente en los dientes y huesos, proviene fundamentalmente de los alimentos que consumimos (como productos lácteos, frutos secos, semillas, etc.). En situaciones puntuales, puede suceder que la dieta no baste y sea necesario incorporar suplementos de calcio; como durante la menopausia, o si se padece una enfermedad digestiva que interfiere con la absorción de nutrientes.

 

La vitamina D es la única que es producida por nuestro organismo y se genera en la piel ante la exposición solar. Se encuentra naturalmente en muy pocos alimentos y resulta esencial para la formación del tejido óseo, ya que permite que el calcio sea absorbido correctamente por nuestro organismo. La deficiencia de esta vitamina ocurre cuando no hay exposición solar, cuando existen enfermedades del sistema digestivo que interfieren con la absorción de grasas, o después de los 50 años, cuando el cuerpo tiene menor capacidad de producción y utilización de la vitamina D.

 

La carencia de vitamina D y calcio en la niñez puede generar que los huesos no se formen debidamente, mientras que en la adultez, podría llevar a la pérdida excesiva de masa ósea, con la consecuente debilidad en los huesos y riesgo de fracturas frecuentes.

 

Estos dos nutrientes son aliados inseparables en lo que a la salud de los huesos se refiere. Una dieta abundante en calcio, no será eficiente sin la adecuada cantidad de vitamina D para que el cuerpo pueda absorber ese mineral: ambos resultan imprescindibles para nuestro organismo.

 

Fuente: hormone.org

 

Artículos relacionados