No SESSION
Efectos gastrointestinales frecuentes después un trasplante

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Efectos gastrointestinales frecuentes después un trasplante

3 de Marzo de 2017

Efectos gastrointestinales frecuentes después un trasplante

Si bien se trata de trastornos habituales en toda la población, los problemas del tracto digestivo pueden resultar más serios para los pacientes trasplantados, dado que pueden afectar el nivel necesario de medicación, poniendo en riesgo de rechazo al paciente.

- Diarrea: La diarrea es el síntoma de una condición que ocurre en el tracto gastrointestinal cuando éste  tiene dificultades para absorber agua, o cuando se produce líquido en exceso. Esto puede ocurrir por una infección viral o bacteriana, o por alimentos, o como reacción ante determinados medicamentos.

En el caso de los pacientes trasplantados, los efectos gastrointestinales frecuentemente están asociados a algunos de los medicamentos anti-rechazo, que puede modificar la flora intestinal habitual y causar diarrea, por lo que su riesgo de sufrirla dependerá de la dosis y nivel de la medicación inmunosupresora, así como de la combinación de drogas utilizada.

Si usted presenta un cuadro agudo de diarrea, su tracto gastrointestinal podría no ser capaz de absorber adecuadamente la medicación anti rechazo. Esta condición suele mejorar por sí sola, pero si tiene episodios frecuentes durante más de 3 días, si nota signos de deshidratación, fiebre, o heces negras o con sangre, deberá consultar con su médico.

- Úlceras: Las úlceras son llagas formadas en el tejido blando que reviste el esófago, intestino y estómago. Aquellas que se ubican en el estómago se denominan úlceras gástricas o pépticas y son causadas generalmente por el desequilibrio de los jugos digestivos del tracto gastrointestinal y la ruptura del revestimiento protector del mismo. Esto sucede habitualmente por la acción de la bacteria Helicobacter pylori, aunque puede producirse también como un efecto secundario a determinados medicamentos utilizados luego de una cirugía de trasplante.

Si usted ha recibido un trasplante, su riesgo de sufrir una úlcera se encuentra incrementado, dado que su sistema inmune es más vulnerable a contraer infecciones. A su vez, hábitos como el beber alcohol o fumar, aumentan aún más esa posibilidad.

Si siente  ardor o dolor en medio o sobre su estómago entre comidas o al acostarse, hipo frecuente, o disminución repentina del apetito, debería consultar con su médico para detectar si se trata de una úlcera. En caso de confirmarse el diagnóstico probablemente le sea administrada medicación para tratar la úlcera controlando la interacción de la misma y su tratamiento anti-rechazo.

- Esofaguitis: La inflamación del esófago puede deberse al reflujo gastroesofágico (cuyo síntoma característico es la acidez) o ser producto de una infección. Si bien esta posibilidad es menos frecuente, en las personas que han recibido un trasplante y tienen su sistema inmune más vulnerable, resulta bastante común. Las infecciones que ocasionan esofagitis son: la candidiasis (que se observa como parches blancos en la mucosa de la boca, lengua y garganta), citomegalovirus y herpes simplex (que pueden provocar la aparición de úlceras en boca y esófago).

Las personas que tienen esofagitis por herpes o por citomegalovirus, suelen presentar dolor severo al tragar, fiebre, escalofríos y dolor articular. El tratamiento dependerá del origen de la esofagitis ya sea por reflujo o infección. Si esta afección no es tratada, puede conducir a complicaciones más severas.

- Gastritis: Consiste en la inflamación del revestimiento del estómago. La causa más común de gastritis es la infección por la bacteria H. pylori, pero puede también deberse  a infecciones por salmonela o E. coli, así como a infecciones virales o medicamentos. La gastritis también puede generarse por radiación, quimioterapia, desórdenes autoinmunes o estrés, siendo incrementado el riesgo por factores como fumar o consumir alcohol en exceso.

Las personas trasplantadas poseen un riesgo más elevado de sufrir gastritis debido a que la medicación para prevenir el rechazo, puede provocar irritación en el estómago. A su vez, las sondas nasogástrica u orogástrica, utilizadas durante la cirugía pueden provocar el mismo efecto irritante.

Si usted percibe dolor, ardor o indigestión a nivel del abdomen superior, náuseas constantes, vómitos, mal sabor de boca, o siente tensión en la parte superior del abdomen luego de comer, consulte a su médico para evaluar si se trata de una gastritis.

- Pancreatitis: Ocurre cuando las enzimas que libera el páncreas se activan mientras aún están dentro del órgano, en lugar de activarse al llegar al intestino delgado para digerir los alimentos, provocando la inflamación del mismo. En los casos más graves, esto puede provocar que parte del tejido del páncreas cicatrice, afectando la digestión y absorción de los alimentos.

Si bien cualquier persona puede desarrollar una pancreatitis, las personas trasplantadas se encuentran en un mayor riesgo por la medicación que se les suministra para evitar el rechazo del órgano. A su vez, si la cirugía que se ha realizado para trasplantar el órgano es abdominal, esto puede incrementar el riesgo de desarrollar una pancreatitis, por la irritación provocada al páncreas con el movimiento.

Si usted siente un dolor abdominal severo y persistente consulte con urgencia a su equipo de trasplantes o concurra a la guardia del hospital.

Para minimizar y controlar estos y otros efectos adversos gastrointestinales: manténgase siempre en contacto con su equipo de trasplante, obtenga información sobre los lineamientos de su centro para reportar los síntomas, asesórese sobre los efectos adversos a los medicamentos que recibe,  no cambie o ajuste por su cuenta la medicación, mantenga un peso saludable y procure lidiar con el estrés. Cualquier complicación gastrointestinal puede ser tratada eficazmente  y mantenerse bajo control.

Fuente: www.itns.org/templates/itnsbasic/pdfs/ITNS_GI_Side_Effects_Spanish.pdf