No SESSION
Cómo el divorcio puede afectar a sus hijos | Al cuidado de la vida

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Cómo el divorcio puede afectar a sus hijos

16 de Marzo de 2017

Cómo el divorcio puede afectar a sus hijos

Las estadísticas indican que una de cada tres parejas termina divorciadas en los países hispanohablantes, y en España, uno de cada dos. Pero el modo en que los hijos de estos matrimonios rotos viven la separación, no puede ser generalizada.

En gran medida depende de la edad de los niños, su género y personalidad, así como del contexto familiar y social que acompañe este proceso.

Según los expertos, el nivel de tensión más alto para los niños ocurre en el lapso del año de producida la separación, cuando sus vidas tienen que reorganizarse y los cambios se hacen sentir.

Las manifestaciones más comunes en los niños a raíz del divorcio de sus padres son tristeza, miedo, enojo, culpa, sensación de vulnerabilidad y soledad. Pueden también presentarse una baja en el rendimiento escolar o problemas de alimentación y sueño. Sin embargo estas formas de expresarse dependerán en gran medida de la edad que tenga su hijo al momento de la separación.

- Si es un bebé: No comprenderá la situación, pero los bebés son muy perceptivos del estado de ánimo de los padres, y es por lo tanto normal que se muestre más llorón e irritable.

- Si se trata de un niño de 3 a 6 años: No logrará comprender el porqué de la separación y puede que se culpe a sí mismo. Son comunes los altos niveles de ansiedad, el temor al abandono, las pesadillas recurrentes, la agresividad y las regresiones.

- Si tiene entre 6 y 8 años: Un niño de esta edad podrá mostrarse triste y extrañar intensamente al padre que se fue de la casa familiar. Es común que manifieste angustia y se sienta en medio de un conflicto de lealtades. Algunos niños se demuestran muy maduros, pero sienten inseguridad y angustia.

- Si se trata de un preadolescente de 9 a 12 años: A esta edad su hijo ya será capaz de comprender las razones y no se sentirá responsable por la separación, pero eso no implica que no se sienta molesto al respecto y no le reproche lo sucedido, o su comportamiento. En esta etapa es más común que el hijo se ponga del lado de uno de los progenitores, o somatice su angustia a través de dolores físicos.

- Si su hijo es adolescente, puede que quiera evitarle la preocupación por él y se demuestre con una madurez superior a su edad, ocultando sus verdaderos sentimientos. También puede ocurrir lo contrario, y que se rebele abiertamente, desobedeciendo, manifestando conductas antisociales e incluso agresivas.

Si observa que transcurrido un tiempo prudencial, su hijo sigue mostrándose ansioso, agresivo o deprimido, es hora de pedir ayuda profesional.

Hay muchas medidas que pueden tomarse para ayudar al niño a transitar la separación del mejor modo posible, sin embargo, la ayuda más importante debe provenir de los mismos progenitores y el entorno familiar.

Cooperar por el bien de los hijos, evitar manipular a los niños en contra del otro padre, y permitirle vincularse libremente tanto con él como con la familia “del otro lado” son algunas de las reglas básicas para colaborar a que su separación no constituya un trauma para su hijo.

http://www.webconsultas.com/bebes-y-ninos/psicologia-infantil/como-evita...

Artículos relacionados