No SESSION
Trastorno de negación del embarazo | Al cuidado de la vida

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Trastorno de negación del embarazo

16 de Marzo de 2017

Trastorno de negación del embarazo

También conocido como embarazo críptico o negado, esta patología tiene un origen psicológico, que provoca que la mujer no tome conocimiento del embarazo, aún en etapas avanzadas de la gestación. Incluso para la familia y personas cercanas, resulta difícil percibir su estado.

Es decir, que si bien la gestación realmente sucede, la madre anula, niega, o elimina esa realidad, porque resulta impensable para ella por diversos motivos.

En esta patología pueden presentarse distintos grados, siendo parcial cuando la madre niega el embarazo hasta después de varios meses de gestación, o puede ser total, y prolongarse su desconocimiento hasta el momento de dar a luz.

Cuando esto sucede, lógicamente, implica una conmoción psicológica para la madre, existiendo casos en que las mujeres en dicha situación abandonaron, hicieron daño, o dejaron morir a sus bebés. Cuando la negación es parcial, las madres suelen enfrentar y adaptarse mejor a la nueva situación.

¿Cómo puede negarse algo tan evidente a nivel físico?

Se trata de una desconexión total, una patología grave. Todos los seres humanos somatizan en mayor o menor grado los conflictos emocionales inconscientes en alguna parte de su cuerpo. En el caso del trastorno de negación del embarazo, la negación de la mujer hace que su cuerpo se adapte al hecho biológico del crecimiento fetal, pero no responda a los cambios como ocurriría en una gestación normal; los síntomas pasarán desapercibidos o serán atribuidos por la mujer a otras causas, sin vincularlos jamás con un embarazo (ha engordado, tiene calambres intestinales, y algo que comió le produjo náuseas).  El bebé se coloca de una forma que apenas sobresale.

Las causas del trastorno de negación del embarazo no son del todo claras, aunque puede tener relación con traumas de infancia, como el abuso, o serios conflictos con la sexualidad, o con sus propias madres. También podría tratarse de un trastorno de identidad disociativo, es decir, una alteración de funciones integradoras de la conciencia, la identidad, la memoria y la percepción del entorno. Este trastorno suele originarse en experiencias muy traumáticas durante la infancia, como abusos sexuales o maltrato físico.

Si bien el tratamiento de esta condición dependerá de cada mujer y sus vivencias, será siempre necesario un abordaje psicológico intensivo.

Afortunadamente, la mayoría de las mujeres que sufre este trastorno, es capaz de adaptarse a  la realidad y generar un buen vínculo con su hijo, aunque para ello requiera apoyo terapéutico.

http://www.webconsultas.com/embarazo/vivir-el-embarazo/tratamiento-del-t...

Artículos relacionados