No SESSION
Trastorno Reactivo del apego: ¿de qué se trata?

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Trastorno Reactivo del apego: ¿de qué se trata?

14 de Marzo de 2017

Trastorno Reactivo del apego: ¿de qué se trata?

El Trastorno reactivo del apego suele presentarse en niños menores de 5 años de edad y se caracteriza por serios problemas de apego emocional hacia otras personas.

Las características de esta enfermedad pueden ser detectadas por los cuidadores o médicos incluso antes de que el niño cumpla un año de edad, ya que suele manifestarse en esa etapa, como dificultad para alimentarse, cólicos severos, falta de aumento de peso, comportamiento distante, falta de respuesta, dificultad para consolarlo, comportamiento desafiante y vacilación en las interacciones sociales, entre otras.

Si bien los motivos específicos que generan este extraño desorden son desconocidos, la mayoría de los niños que presentan esta condición tienen en común una primera infancia marcada por severas interrupciones tempranas en sus relaciones. En muchos casos los niños han sufrido abandono físico o emocional por parte de sus progenitores o cuidadores, fueron abusados sexualmente, o han atravesado experiencias muy tempranas de cuidado en instituciones, como hospitales u orfelinatos.

Diagnosticar el Trastorno reactivo del apego requiere pericia por parte del evaluador psiquiátrico, ya que las señales y síntomas de esta condición pueden coincidir con otros desórdenes psiquiátricos.

Si su hijo o niño a su cuidado manifiesta síntomas de Trastorno reactivo del apego, deberá consultar a un profesional idóneo para realizar una evaluación comprensiva.

También es necesario obtener asesoramiento acerca de los riesgos que puede involucrar el diagnóstico, así como los beneficios potenciales de cualquier tratamiento que se implemente.

Analice con calma la posibilidad de buscar una segunda opinión si el profesional consultado no ha respondido a todos sus interrogantes acerca del diagnóstico o plan de tratamiento.

Recuerde que se trata de un desorden psiquiátrico complejo  y, como tal, representa un reto significativo en donde no hay soluciones simples.

Sin tratamiento esta condición podría afectar en forma permanente el desarrollo emocional y social del niño y por lo tanto, es fundamental contar con un profesional adecuado y el apoyo y contención de las personas más cercanas al niño.

El tratamiento lo involucrará activamente, al igual que al resto de los miembros de la familia, siendo su participación estrecha y constante una pieza clave en la posibilidad de un resultado exitoso del tratamiento.

http://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/FFF-Spa...

Artículos relacionados