No SESSION
Los riesgos de fumar para los más jóvenes | Al cuidado de la vida

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Los riesgos de fumar para los más jóvenes

3 de Marzo de 2017

Los riesgos de fumar para los más jóvenes

El hábito de fumar por lo general se inicia durante la juventud. Son muy pocos los fumadores que inician el hábito después de los 25 años. Tanto es así que cada día, aproximadamente 3000 chicos de menos de 18 años prueban su primer cigarrillo, mientras que alrededor de 700 se convierten en fumadores. Lo más preocupante es que un tercio de ellos morirá prematuramente por una patología oncológica vinculada al hábito de fumar.

Muchos de los jóvenes que se vuelven adictos al tabaco lo hacen en el trascurso de la escuela secundaria. Esto se debe en parte al mercado fácil que supone este rango de edad, por su alta influenciabilidad tanto por la televisión, internet y fundamentalmente por sus amigos, así como su desconocimiento acerca de la dificultad para dejar el hábito y la falta de preocupación que suelen demostrar todos los jóvenes hacia su salud futura.

Los trastornos de salud vinculados con este hábito son muy numerosos, tanto en el largo como en el corto plazo.

Algunos de los efectos que pueden observarse en el corto plazo son: episodios de tos, falta de aliento, dolores de cabeza frecuentes, aumento en la producción de flema o mucosidad, mayor predisposición a enfermedades respiratorias, síntomas de resfrío y gripe más intensos, adicción a la nicotina y deterioro de la condición física, entre otros.

En la medida en que el adolescente sostenga el hábito puede desarrollar otros problemas como: enfermedades de encías, infertilidad e impotencia, enfermedades crónicas pulmonares, pérdida de audición, problemas en la visión, enfermedad de los vasos sanguíneos que puede derivar en ataques cardiacos o infartos a una edad temprana.

Las investigaciones han demostrado que los adolescentes fumadores son más propensos a consumir otro tipo de sustancias ilícitas o nocivas como el alcohol y las drogas, así como también a conductas de riesgo como utilizar armas, participar en peleas, y padecer problemas como la depresión, o tener intentos de suicidio, que los que no consumen tabaco. Estas estadísticas por supuesto no significan que el consumir tabaco cause estos comportamientos.

 

Fuente: cancer.org

Artículos relacionados