No SESSION
El líquido más preciado para la salud bucal | Al cuidado de la vida

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

El líquido más preciado para la salud bucal

14 de Marzo de 2017

El líquido más preciado para la salud bucal

Fluye constantemente de las glándulas salivales dentro de la boca y solemos no pensar en su presencia, sin embargo sin ella nuestros dientes y mucosas sufrirían un deterioro progresivo e inevitable.

La saliva está compuesta principalmente por agua, pero un 1% está formado por compuestos orgánicos e inorgánicos que cumplen múltiples e importantes funciones en nuestra boca.  

La acción antimicrobiana de la saliva es sumamente efectiva en la prevención de la caries dental, ya que limita el daño a los dientes, limpiando y eliminando microorganismos y, sobre todo, diluyendo los azúcares que se depositan sobre los dientes (siempre que la cantidad de azúcar ingerida no supere  la capacidad de la saliva para diluirla).  Pero aún en este caso, una vez que la biopelícula se ha adherido a la superficie dental, la saliva contribuye a evitar la formación de los ácidos que corroen los dientes y a remineralizar los dientes, si el ácido ha logrado formarse y empieza a corroer las piezas dentarias.

La saliva también tiene un papel fundamental en la deglución, así como en la capacidad de apreciar el sabor de los alimentos. Incluso interviene en la fonación, colaborando con la función del habla.

Un ser humano produce aproximadamente 1 a 1,5 litros de saliva por día, siendo mayor su producción antes, durante y luego de las comidas. El incremento del volumen salival se produce ante la masticación, o al ver, oler, o tan sólo recordar una comida. También existen fluctuaciones de acuerdo a la edad de la persona o al momento en que se encuentra (hay un mayor volumen de saliva durante la dentición en los niños, primera etapa del embarazo y durante la menstruación, por ejemplo).

Algunas enfermedades pueden reducir considerablemente el flujo salival, como la diabetes, hipertensión, depresión, así como también lo hacen ciertos medicamentos.

La reducción del flujo de saliva ocasiona múltiples trastornos en muy corto tiempo. Pero, ¿cómo saber si se tiene suficiente saliva? Estas son algunas señales que pueden indicar un posible problema:

  • Dificultad para tragar o comer alimentos secos.
  • Molestia al hablar o necesidad de tomar agua para continuar hablando.
  • Sensación de quemazón o ardor bucal.
  • Alteración del gusto de los alimentos.
  • Falta de brillo característico de la cavidad bucal.
  • Frecuencia en la incidencia de caries.

¿Cómo preservar los beneficios de la saliva en la salud bucal?

  • Reducir la biopelícula o placa bacteriana, a través de un correcto cepillado e hilo dental.
  • Utilizar pastas dentales y colutorios con fluoruros, para complementar la acción remineralizante de la saliva.
  • Tomar abundante agua.
  • Masticar vegetales fibrosos o chicles sin azúcar.
  • Visitar regularmente a su odontólogo.

 

http://www.aoa.org.ar/prevencion/451-ah-ese-liquido-milagroso

 

Artículos relacionados