No SESSION
Una boca in vitro permite estudiar la placa bacteriana

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Una boca in vitro permite estudiar la placa bacteriana

3 de Marzo de 2017

Una boca in vitro permite estudiar la placa bacteriana

Hasta hace no mucho tiempo la única forma en que los microbiólogos podían estudiar cómo se desarrollaba la placa bacteriana en una boca humana, era solicitando a los voluntarios que no cepillaran sus dientes durante varios meses. Esto constituía una verdadera paradoja y generaba, cuando menos, ciertas consideraciones éticas para los investigadores.

Para resolver este dilema, los microbiólogos Vanessa Blanc y Rubén León, de Centro de Investigación Dentaid, en España, desarrollaron un modelo de estudio consistente en un biofilm oral artificial. Esta boca artificial es capaz de reproducir la placa bacteriana in vitro.

"Queríamos estudiar cómo crecen las bacterias en nuestras bocas porque, si crecen mucho, pueden desarrollar patologías. Primero queríamos estudiar cómo se forma el biofilm y luego cómo matarlo", explicó la doctora Blanc.

Una de las muchas cuestiones con las que tuvieron que lidiar los investigadores españoles, fue escoger sólo 6 de los más de 700 mil microorganismos que existen en una boca humana. "Tuvimos que hacer una profunda revisión bibliográfica para ver qué bacterias elegir porque depende de cuáles escojas, a lo mejor no se desarrolla el biofilm", afirmó Blanc.

El objetivo de la investigación consistía en reproducir una cavidad oral con una patología periodontal que pudiera provocar la pérdida del soporte dentario, por lo que los investigadores optaron por incorporar a su modelo tres microorganismos inocuos, que no causan daño, y tres patógenos asociados a dolencias periodontales.

El desarrollo, construcción y estandarización del modelo de boca artificial tomó 5 años, siendo el primer modelo logrado en España y dirigido a bacterias orales en flujo.  "Nos costó un año desarrollar un medio de cultivo que alimentase a los seis microorganismos porque cada uno tiene requerimientos nutricionales distintos y crecen a distinta velocidad", relató la microbióloga Blanc.

Los investigadores inocularon en un biorreactor las 6 especies de microorganismos y dejaron, que se reprodujeran con la ayuda de un sistema de flujo similar a la saliva, a unos 36,5 grados y un ph de 6,5 a 7. Luego de 4 días de incubación, la placa bacteriana se había formado.

La utilidad que reviste el proyecto reside en la posibilidad de estudiar el comportamiento de las bacterias y evaluar la eficacia de las medidas habituales para combatirlas.

Si bien ante el microscopio el modelo semeja ser una boca humana, a simple vista nadie podría afirmar que guardan alguna semejanza. Sin embargo, lo realmente importante en la investigación ha sido logrado exitosamente: crear placa bacteriana real in vitro.

Este modelo artificial permitió estudiar el comportamiento de las diversas bacterias. "La boca artificial funciona como una herramienta más para estudiar la evolución de las bacterias, cómo crecen, cómo se desarrollan, cómo interaccionan unas con otras, si los colutorios son capaces de matar ese biofilm y cómo penetran en él...", explica Blanc.

Los investigadores se encuentran ahora avanzando sobre nuevos experimentos con diversos microorganismos, para estudiar la halitosis o placa bacteriana formada en implantes dentales.

Fuente: elpais.com