No SESSION
Higiene íntima en el embarazo | Al cuidado de la vida

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Higiene íntima en el embarazo

16 de Marzo de 2017

Higiene íntima en el embarazo

La gestación hace que la zona íntima de la mujer se encuentre más expuesta a ciertos problemas, como infecciones o micosis, que podrían eventualmente perjudicar al feto.

Los cambios fisiológicos y de pH que ocurren durante el embarazo predisponen a la mujer a sufrir infecciones por hongos, reacciones alérgicas, e infecciones urinarias. Por ello es importante adoptar hábitos de higiene más cuidadosos de la zona íntima.

Es fundamental concurrir a los controles obstétricos indicados durante la gestación y consultar ante cualquier duda, síntoma o molestia que surja.

Algunas de las pautas que puede seguir para asegurar una buena higiene de su zona íntima durante el embarazo son:

  • Lavar el área genital una vez al día, aunque es importante que recuerde no hacerlo con excesiva frecuencia, ya que esto podría alterar su pH vaginal.
  • Preferentemente, realice el lavado con sus propias manos, ya que esponjas u otros utensilios podrían contener microorganismos infecciosos.
  • El lavado debe ser siempre externo, ya que el interior de su vagina no requiere ningún tipo de lavado, protegiéndose de modo natural. No se recomienda realizar duchas vaginales, que podrían debilitar todavía más su flora.
  • Utilice jabones neutros o geles íntimos con pH neutro. Existen algunos específicos para el embarazo.
  • Utilice agua corriente, evitando el agua estancada que podría favorecer la proliferación de bacterias y microorganismos nocivos.
  • Evite productos desinfectantes y sprays vaginales, a menos que su médico los prescriba específicamente.
  • Asegúrese de que al orinar la limpieza sea de adelante hacia atrás, para evitar arrastrar bacterias provenientes del intestino, que podrían provocarle infecciones.
  • Las compresas no son recomendables durante el embarazo, ya que podrían producir irritaciones y alergias, e incrementar la sudoración en la zona genital, volviéndola más proclive a padecer candidiasis vulvovaginal.
  • Los probióticos sólo son recomendados en el caso de infecciones vulvovaginales, para reconstituir la flora vaginal.
  • Utilice ropa interior de algodón o tejido que permita una adecuada ventilación de la zona. Evite la excesiva humedad, cambiando su ropa interior con frecuencia, si fuera necesario.

 

http://www.webconsultas.com/belleza-y-bienestar/higiene-intima/la-ropa-i...

Artículos relacionados