No SESSION
¿Es necesario vacunarse contra la rabia? | Al cuidado de la vida

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

¿Es necesario vacunarse contra la rabia?

14 de Marzo de 2017

¿Es necesario vacunarse contra la rabia?

La rabia es una enfermedad causada por un virus del género Lyssavirus que infecta a los animales y éstos transmiten la enfermedad al ser humano (zoonosis). Esto habitualmente sucede mediante la mordida del animal, ya que el virus se encuentra en la saliva y, con menor frecuencia, por arañazos o lamidas sobre la piel lastimada o mucosas.

Exceptuando a la Antártida, esta enfermedad está presente en todos los continentes, aunque un 95% de las muertes se producen en Asia y África. Los vectores más comunes y responsables del mayor número de muertes humanas, son los perros y murciélagos.

La mayor peligrosidad de esta enfermedad reside en el hecho de que una vez que los síntomas se presentan, el desenlace suele ser fatal.

Si bien la medida más convencional para limitar el alcance de la enfermedad es vacunar a los perros contra la rabia, también existen vacunas efectivas para el ser humano.

La segunda generación de vacunas contra la rabia (la OMS recomendó la suspensión de la producción de la primera generación) son preparadas con virus obtenidos de cultivos de células diploides humanas (HDCV) o producidas en células embrionarias de pollo, altamente purificadas.

Las vacunas no contienen organismos vivos, y por lo tanto, no pueden provocar la enfermedad. Pueden ser utilizadas incluso luego de la exposición. La recomendación para recibir estas vacunas es que sean aplicadas a aquellas personas que manipulan virus de la rabia y otros Lyssavirus vivos, como los profesionales de laboratorios, personas con continua exposición a diversos animales (como veterinarios, paseadores, etc.), viajeros a zonas con alto riesgo de infección por rabia. Las personas que tienen un riesgo continuado en el tiempo, deben recibir refuerzos de la vacuna con intervalos de 6 meses.

Una vez que una persona ha sido expuesta a una situación de contagio potencial, debe recibir cuanto antes la vacunación post exposición (combinada con inmunoglobulinas antirrábicas) para prevenir la aparición de los síntomas y la muerte.

El primer paso es limpiar la herida inmediatamente con abundante agua y jabón, por un mínimo de 15 minutos. Posponer cualquier sutura, ya que podría ayudar a introducir el virus de la rabia en el organismo. Las heridas en cabeza y dedos suelen presentar un mayor riesgo de contagio que las ocurridas en zonas más distales, como piernas o pies. Es importante que el tiempo de incubación de la rabia puede ser muy prolongado, y por ello se recomienda la vacunación post-exposición aunque haya transcurrido largo tiempo del incidente.

Los riesgos de esta vacuna incluyen reacciones locales, como enrojecimiento, erupción, inflamación, o dolor moderado en la zona de la aplicación, entre 24 y 48 hs. Luego de la misma. Reacciones como dolor de cabeza, vómitos, dolor muscular y urticaria, son consideradas reacciones raras.  

 

http://www.vacunas.org/rabia/

Artículos relacionados