No SESSION
El rechazo a las vacunas impulsa nuevos brotes de sarampión

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

El rechazo a las vacunas impulsa nuevos brotes de sarampión

3 de Marzo de 2017

El rechazo a las vacunas impulsa nuevos brotes de sarampión

El rechazo a la vacunación surgió prácticamente al mismo tiempo que las vacunas. Sin embargo, actualmente son cada vez más los progenitores que alegando exenciones de índole religiosa, filosófica o cualquier otra, evitan vacunar a sus hijos.

Estudios previos han detectado que desde el año 2000 en los Estados Unidos se presentaron más de 1400 exenciones no médicas a la vacunación, por creencias religiosas o filosóficas.

En un informe publicado en la revista Journal of the American Medical Association, el Dr. Varun Phadke, miembro de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Emory, Estados Unidos, afirmó que "Cuando las tasas de rechazo a las vacunas son altas, las tasas de sarampión y pertussis son más altas".

Si bien algunos países han sido declarados libres de sarampión (como lo fueron los Estados Unidos en el año 2003) viajeros infectados introdujeron nuevamente el virus, que se replicó rápidamente en niños que no se encontraban vacunados.

Ante enfermedades tan contagiosas como lo son el sarampión o la tos ferina, la protección general que aporta la vacunación, se pierde en la medida en que un buen número de personas no se hallen inmunizadas. Esto da al virus la posibilidad de encontrar nuevos huéspedes a través de los cuales propagarse.

El Dr. Matthew Davis, profesor de pediatría y enfermedades contagiosas de la Universidad de Michigan, y autor del artículo que acompañó al estudio en la revista, sostuvo que "La vacunación es una de las herramientas más efectivas y seguras para proteger a la población contra muchas enfermedades".

En California luego de que un brote de sarampión derivara en 111 casos de la enfermedad, se promulgaron leyes tendientes a limitar la posibilidad de presentar exenciones no médicas a la vacunación. Tanto Davis como Phadke sostienen la necesidad de seguir este ejemplo. “Los estados que hacen que no vacunarse sea más difícil tienen unas tasas más bajas de enfermedades prevenibles mediante las vacunas", comentó Phadke. "Las estrategias que buscan reducir el rechazo a las vacunas podrían tener un importante impacto sobre la comunidad".

Phadke se propuso establecer cuántos de los brotes de sarampión ocurridos desde el año 2000 se debieron al rechazo a las vacunas. Para ello, él y sus colaboradores relevaron información sobre 18 estudios publicados que incluyeron unos 1416 casos de sarampión. De todos ellos, un 57% no había sido vacunado. De este total no vacunado, un 71% había rechazado la inmunización por motivos religiosos o filosóficos, el resto obedeció a motivos médicos.

La investigación también analizó 32 informes de brotes de tos ferina, basados en unos 10.600 casos. En los mayores brotes, hasta un 45% de los pacientes no habían sido vacunados, o no habían recibido todas las dosis recomendadas. A su vez, muchos de estos brotes se dieron en poblaciones con altas tasas de vacunación, lo que indicaría que la inmunidad a la tos ferina se está reduciendo, según advirtió Phadke.

Esta tendencia resulta preocupante, según Davis, quien planteó que los esfuerzos por mejorar la cobertura de vacunación deben realizarse tanto en niños como en adultos.

https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/news/fullstory_157815.html