No SESSION
Impacto social ante el diagnóstico de VIH | Al cuidado de la vida

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Impacto social ante el diagnóstico de VIH

5 de Enero de 2017

Impacto social ante el diagnóstico de VIH

El sida es una enfermedad que reviste una gran carga de significados simbólicos que afectan de diferente modo a pacientes, familias y entorno social. Las reacciones familiares y sociales frente al paciente con VIH pueden ser muy variadas y habitualmente conflictivas.  

Es muy frecuente que las personas infectadas con VIH que padecen sida, retornen al núcleo familiar algún tiempo luego del diagnóstico, a pesar de poder vivir independientemente. El proceso de adaptación y aceptación que requiere la noticia por parte de paciente y familia, puede asemejarse al proceso psicológico de un duelo.

La experiencia indica que uno de los mayores temores de las personas que padecen sida, tiene que ver, no tanto con la enfermedad en sí y sus posibles consecuencias, como con la pérdida del afecto de su pareja o familiares cercanos, resultando muchas veces éste el desencadenante de depresiones e intentos de suicidio.

En relación a la pareja, el conocer el diagnóstico positivo de su compañero puede generar múltiples reacciones en una persona, pudiendo llevar a la ruptura de la relación, a una preocupación por la propia infección, temor por un posible engaño, pérdida de la confianza, sentimiento de culpa por estar sano, incertidumbre por el futuro, inquietudes sobre cómo manejar la vida sexual en común, etc.

En cuanto a los hijos de padres infectados, la relación entre ellos suele verse vulnerada tras el diagnóstico que confirma la infección; muchos padres prefieren ocultar la enfermedad a los hijos para preservarlos, o evitarles el sufrimiento, sin embargo una situación de este tipo es imposible de ocultar y tarde o temprano los hijos perciben que algo anda mal y no se les está diciendo qué ocurre. Esto puede generar conflictos y crisis familiares.

La importancia de la familia en el tratamiento del paciente con sida es determinante. Su acompañamiento hacia éste puede evitar sentimientos de rechazo, desprotección y tristeza. Y a su vez, constituye la respuesta a una de las mayores preocupaciones y causas de angustia del enfermo “¿Quién se ocupará de mí cuando ya no pueda hacerlo solo?”.

Desde el punto de vista social, la comunidad puede tener reacciones hostiles frente al paciente con VIH, así como hacia su familia, tales como rechazo, temor o indiferencia. Ante una reacción hostil, la persona infectada habitualmente se aísla dentro de su propio entorno, para intentar volverse autosuficiente. Este tipo de situaciones pueden llevar a la marginación de toda la familia.

Es por ello que la contención familiar, así como la aceptación y comprensión de la enfermedad por parte del entorno, contribuye a la adaptación e inclusión, no sólo del paciente sino de todo su grupo familiar, como miembros activos de la sociedad.

 

Fuente: onusida.org.co