No SESSION
Tratamiento del VIH | Al cuidado de la vida

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

Tratamiento del VIH

5 de Enero de 2017

Tratamiento del VIH

Una vez efectuado el diagnóstico, el médico no se limitará a asignarle un cóctel de medicamentos y enviarlo a casa, sino que deberá analizar cuál es su condición particular y las necesidades de su organismo. Para ello, puede solicitarle realizar diversas pruebas, como:

  • Conteo de CD4: Estas son las células que destruye el virus del VIH. En una persona no infectada, el conteo de CD4 arrojaría un resultado de entre 500 y 1000 células. Si su conteo muestra menos de 200 células de este tipo, el VIH ha evolucionado a sida.
  • Carga viral: Una carga viral más alta en la sangre, indica un estado de salud más comprometido.
  • Resistencia a las drogas: existen distintos tipos de virus y es necesario averiguar si el que lo infectó a usted es resistente a la medicación antirretroviral, para encontrar la medicación que mejor funcione en su caso.
  • El doctor también puede solicitar exámenes para detectar otras dolencias, enfermedades de transmisión sexual, daño hepático u otras condiciones que pudieran interferir con el tratamiento.

Una vez que el médico determine cuál es el mejor tratamiento para usted, asegúrese de seguir sus indicaciones. Si bien la infección por VIH no puede ser curada, la combinación de diversos medicamentos general bloqueo de la replicaciónal viral, garantizando el control de la enfermedad. El tratamiento quedará establecido una vez que el médico encuentre la mejor combinación de medicamentos para usted. A partir de entonces, es probable que deba tomar varias píldoras diarias, a horarios regulares, por el resto de su vida.

Recuerde que por ninguna circunstancia debe abandonar la medicación por su propia cuenta. Si está sufriendo reacciones muy adversas a la medicación, discútalo con su médico para analizar las posibles soluciones. Suspender la medicación por su cuenta podría traerle consecuencias mucho más graves que las que le provoca el tratamiento.

Los efectos secundarios de la medicación podrán resultarle desagradables, por lo que es mejor que esté mentalmente preparado para algunos de los síntomas físicos que podría experimentar. Si bien éstos varían de persona a persona, así como también su intensidad, algunos de ellos son: náuseas, vómitos, diarrea, latidos anormales, sarpullidos, falta de aire, debilidad ósea, falta de memoria, pesadillas o sudores nocturnos.

El seguimiento médico es indispensable para realizar correctamente el tratamiento de VIH. Es preciso revisar el conteo de CD4 en forma periódica, cada 3 o 6 meses, para asegurarse de que el tratamiento continúa siendo efectivo para mantener a raya al virus.

Si el tratamiento funciona correctamente, la carga viral se volverá prácticamente indetectable, lo que no significa que usted se haya curado, porque puede transmitir el virus a otros, sino que la medicación antirretroviral está haciendo efecto y el virus no está replicándose en su organismo.

Además de los controles necesarios y tomar la medicación puntualmente, usted puede colaborar con el tratamiento cuidando su salud, alimentándose en forma saludable para tener mayor energía para hacer frente a las tareas diarias, procesar mejor los medicamentos y mantener fuerte el sistema inmune. En este sentido, es importante no saltearse comidas y elegir alimentos que contengan carbohidratos saludables, proteínas, frutas, vegetales, granos enteros y legumbres.

El ejercicio suave y realizado a diario lo ayudará a sentirse mejor física y mentalmente, sobre todo en momentos difíciles. La meditación o el yoga son también buenas ayudas para lidiar con el estrés. Es importante mantenerse positivo: con el tratamiento adecuado y los controles necesarios, usted puede vivir su vida plenamente.

 

Fuente: onusida.org.co

 

Artículos relacionados