No SESSION
VIH Sida: ¿Qué es la Profilaxis pre-exposición (PrEP)?

Gracias

por ponerte en contacto
con Al Cuidado de la Vida

Gracias

por suscribirte al Newsletter

T TEMAS

VIH Sida: ¿Qué es la Profilaxis pre-exposición (PrEP)?

1 de Marzo de 2017

VIH Sida: ¿Qué es la Profilaxis pre-exposición (PrEP)?

La PrEP es una manera de proteger a aquellas personas que no tienen VIH, pero se encuentran expuestas al virus en una medida mayor de la que cualquier persona lo está habitualmente.

El tratamiento preventivo de profilaxis ha demostrado disminuir el riesgo de infección por VIH en personas que están en alto riesgo, hasta en un 92%, resultando menor su efectividad si no se administra en forma constante.

Quien toma la medicación de profilaxis debe realizar un seguimiento médico cada tres meses y puede combinar el tratamiento con otros métodos preventivos como la utilización de condones, para ampliar la protección.

La medicación administrada no constituye una vacuna, que enseña al organismo a detectar y combatir el virus, sino que consiste en la toma diaria de fármacos orales, cuya presencia en el torrente sanguíneo logra evitar que el VIH se mantenga y extienda por el cuerpo. Si la droga no es tomada todos los días, puede no concentrarse en la sangre el nivel suficiente para bloquear efectivamente al virus.

El PrEP es recomendado para parejas estables en que uno de los miembros es VIH positivo, o en relaciones que no son monógamas o se les ha detectado una enfermedad de transmisión sexual en los últimos seis meses, así como en personas que han utilizado drogas inyectables en los últimos seis meses y compartido sus agujas. También es una buena opción cuando una mujer busca quedar embarazada de su pareja infectada. El PrEP puede proteger a la mujer y al niño de contraer el virus.

¿Es seguro para usted?

La profilaxis pre-exposición puede provocar algunos efectos secundarios, como náuseas, pero generalmente éstos desaparecen con el tiempo. No se han observado efectos secundarios graves ni potencialmente mortales. Si usted ya se encuentra recibiendo este tratamiento, informe a su médico ante cualquier efecto secundario que le resulte severo o que no desaparezca con el tiempo.

Para iniciar el tratamiento, es importante que hable con su profesional de la salud para averiguar si este método de prevención es el más adecuado para usted. La regularidad de las tomas es la clave para que el PrEP resulte efectivo. Si usted no pudiera, por cualquier motivo, cumplir con las tomas diarias, seguramente será más seguro escoger otro método para protegerse.

Su médico le solicitará una prueba de VIH antes de dar comienzo a la profilaxis pre-exposición para asegurarse de que aún no tiene VIH, y la prueba se le repetirá en los controles cada tres meses, para el seguimiento regular.

Una inquietud habitual entre quienes ya se encuentran recibiendo el tratamiento de profilaxis pre-exposición es si pueden discontinuar el uso de condones. La recomendación es que no dejen de utilizarlos, en primer lugar, porque amplían la protección del PrEP, pero además porque la medicación no ofrece protección contra otras enfermedades de transmisión sexual que sí son evitadas con el uso de preservativos.

¿Cuándo dejar el tratamiento?

Su exposición a contraer VIH puede reducirse debido a cambios en su vida o puede notar que olvida con frecuencia tomar la medicación y entonces el método no resultará tan efectivo para usted. Los efectos secundarios pueden resultarle demasiado molestos, o los estudios demostrar que su cuerpo reacciona en formas poco seguras y su médico sugerirle que suspenda el PrEP.

Fuente: http://www.cdc.gov/hiv/basics/prep.html

Artículos relacionados